Bidean/En el camino

BIDEAN

Gaur atera egin naiz Osasun Zentrutik, berandu, beti bezala.

Nire buru barruan oraindik dauzkat gaur atenditu dugun larrialdi baten keskak. Astelehen arte ez dut informazio gehiago izango:

Ondo iritsiko al da Ospitalera?” ”Zein emaitzak aterako zaizkio Ospitalean egingo dizkioten probetan?” “sendatuko al da?”

Etxera joateko bidean, nire kabirantz, nire lan zoragarritik deskonektatzen saiatzen ari naiz. Asteburua daukat aurrean eta lana eta papera aldatuko ditut: Mediku izan ordez, ama, laguna, emaztea, zumaiar anónimo bat izango naiz.

Bolantean, kotxe barruan, urduritasun pittin bat sentitzen dut, poliki poliki desagertzen.

Getariako obragatik jarritako semáforo gorriak geldiarazi nau eta ikusi ahal dut eszena apaltasun bezain aparta.

Ikusi dut gizon gazte bat semáforo ondoan, bere seme txikia eramaten du motxila batean, bere aurrean, zinzilikaturik. Ume alde batera jartzen, txikia ziur , lagun bati eman dio behar duen besarkada. Bere begirada eta irifarra iruditu zaizkit benetakoak, garbiak.

Segundu batzuk besterik ez dira pasa.Lotsatuta sentitu naiz, parke batean bikote baten musua ematen ikusten dudan bezala, baina eszena motz horrek lasaitu nau oso.

Pribilegio bat izan dut, poesía ikusteak.

Pribilegio izan da Bizitzako poema bat ikustea.

EN EL CAMINO

Salgo del Centro de Salud, tarde, cómo casi siempre.

Todavía tengo en la cabeza la preocupación de una Urgencia importante atendida hoy. No tendré más información hasta el lunes.“¿Habrá llegado bien al Hospital? ¿Cuáles serán los resultados de las pruebas? ¿Responderá bien al tratamiento?”

En el camino hacia casa, hacia mi nido, intento desconectar de mi apasionante trabajo. Empieza el fin de semana y cambio de profesión y de papel : en vez de Médico seré madre, compañera, amiga , zumaiarra anónima.

Todavía al volante, en el camino, siento en mi cuerpo un poquito de ansiedad, que está desapareciendo. El semáforo en rojo por las obras en Getaria me hace parar y puedo presenciar una escena extraordinaria en su sencillez.

Veo a un hombre joven de Getaria, lleva a su hijo pequeño en una especie de mochila, en su pecho. Puede , aún con todo, y sin que su niño corra peligro, abrazar a un amigo que por la cara necesita ese abrazo. Veo desde lejos la mirada y la sonrisa del hombre que abraza, tan sinceras, verdaderas.

El semáforo permite que siga mi camino. Me siento un poco culpable, cómo cuando eres testigo fugaz del beso de una pareja en un parque.

Pero esa escena de segundos me reconforta.

He tenido el privilegio de ver poesía,

El privilegio de ver un poema de la vida.

 

Mavi Carceller. Familiako medikua.

Getariako Osasun Zentroa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s